Encuentro Efímero

No quiero estar en deuda contigo, y menos aún si se trata de amor... Lo tuyo y lo mío ya ha sido sellado en aquel triste adiós de hace un invierno; dónde nuestros ojos se miraron por última vez con pasión y desespero. Sé que después de tantos días, quizás recuerdes mi aroma, porque el tuyo aún hace eco en mi nariz, pero no es nada más que eso; "y tal vez" el saber cómo te llamas y lo qué llegamos a ser un día. Por eso ya no quieras más respuestas, cuando ya con mi indiferencia, sabes lo que pienso en este encuentro efímero que nos trae una vez más, "al mismo lugar dónde empezó todo". Por tu bien y por el mío, es mejor olvidarlo y sobre todo; porque ya no nos pertenecen tan siquiera los recuerdos... Hace ya rato que nuestra esencia se marchito, ¡sabes bien el motivo! y si no lo recuerdas, déjame refrescarte la memoria:

Sabes bien, que tantas veces luchamos por que esta historia no llegará rápido a su fin (llegue a pensar que sería eterna "al menos para mí lo era") pero sin embargo nos faltó fuerza y más amor, mucho más amor; de ése amor que no se encuentra en ningún lugar, más que en el alma de dos personas queriéndose sin condiciones ni prejuicios. (De ese que te quería dar y de los que queda ya pocos, el resto son solo apariencias) He ahí el problema: tú tenías demasiados prejuicios, hablabas del que dirá la gente, cuando a mí, me daba igual el pensamiento ajeno, y más si querían opinar de lo nuestro para mal, más que para bien... Para ser sincero ahora, a mí me importabas so tú y nada más. Pero por lo visto y ahora recordándolo, a ti te preocupaba más ciertos comentarios, que el notar de mi ausencia en tus labios; y míranos ahora, aquí hablando como dos desconocidos sobre algo que pudo haber tenido un final más acorde a felicidad y no a tristeza, algo mejor edificado...

Todo eso para mí, ahora sólo son recuerdos de un pasado que a veces me inquieta. Entonces, como el pasado hace daño, yo decidí, sin previo permiso tuyo; remplazar tus labios en otro nombre y tu mirada en otros ojos... Recién comienza nuestra historia y por eso como te dije antes: "por nuestro bien" es mejor dejar atrás nuestros lazos que una vez nos ataron a un mismo sentimiento. ¡Veté por ese camino que yo te sigo! pero esta vez sin tomar tu mano, como si fuéramos dos extraños que simplemente han tropezado y se han disculpado por todo el daño causado.

Una colaboración con Dany Delgado de

Un Hombre se Expresa

VIDEO-POEMA DESTACADO