La Carta del Adiós

Y aquí estoy en medio de mi soledad, alimentando esté miedo de no volverte a ver, para así tratar de olvidar el amor que por ti siento y me roba la razón y la tristeza (aunque miento si digo que podre borrar de mi mente tu nombre).

La fuerza de tu ausencia consume y marchita la poca ilusión que queda dentro de mi corazón y los recuerdos de ti, desnudan los sentimientos que aún quedan en mí y me dicen que no te olvide, ¡porque ellos aun te necesitan!... Pero soy consciente que a nuestra historia debemos darle un final… “aunque sea por un tiempo” porque ya nada es como ayer y creo que mañana el amor que decimos sentir… habrá perdido su verdadera magia. 

Por eso mejor hoy despidámonos y con el más cruel y dulce beso, sellemos esta historia de amor que en vez de robarnos alegrías, nos ha arrancado de los ojos las más profundas tristezas. Dejemos entonces que el tiempo cure las heridas que hoy esté adiós nos está causando e intentemos caminar por destinos diferentes que nos lleven a otros besos, a otros cuerpos que si nos puedan amar sin tener que ocultar nada y estén dispuestos a darlo todo por vernos una sonrisa en los labios.

Otras manos que cuando nos acaricien, realmente nos roben la pasión que encerramos en la piel y que tú y yo en una noche de esas mágicas, no pudimos descubrir; ya sea por miedo a enamorarnos más o porque realmente alguno de los dos era quien fingía en esta relación efímera. 

Que sea entonces esté ultimo adiós, el final de lo que pensamos podría ser y no ha sido… Llévate con él “Si quieres” una parte de mi dolor que dejara tu ausencia, para así no extrañarte todas las noches y al siguiente día: lograr haberte olvidado un poco. Arráncame el alma con ese triste beso y no dejes tan siquiera una parte de tu amor en mi ser, para luego no deberte nada.

Márchate y tampoco dejes huellas (pues no quiero seguirte) y si en la distancia intentas recordarme, solo recuerda tú, que yo detrás de ella… ya te habré olvidado. Se feliz y deja que el viento seque las lagrimas “Si a lo mejor llego a hacerte falta y me lloras” Porque seguramente yo no estaré ahí para hacerlo. Que sean sin más preámbulo estas palabras, mi última carta, la carta del adiós.

VIDEO-POEMA DESTACADO